Si la vida me recompensa con un hijo o una hija

-¡Déjame! -dice, chillando-. No sé explicarte nada, déjame en paz. Estoy nerviosa estos días. Se me pasará. Ahora todavía no puedo reaccionar. Mis padres se han ido pensando que soy desgraciada y sufro porque sé que ellos sufren pensando así. No es más que eso.
-¡Ay, Dios mío! ¿Pero tú eres desgraciada?… Pero no llores, no hay derecho. Libérate de esa pena por tus padres. Tú tienes que llevar adelante tu vida y la de tus hijos. Te tienes que ocupar de borrar tus propios sufrimientos reales, cuando tengas algunos.

Curro Cañete y "Las ataduras", de Carmen Martín Gaite

Curro Cañete y “Las ataduras”, de Carmen Martín Gaite

con

Desayunando con Carmen Martín Gaite y ‘Las ataduras’. Si la vida me recompensa y alguna vez hace posible que yo tenga un hijito o una hijita, le veré como un grande y un triunfador haga lo que haga y llegue adonde llegue, estudie carrera o no, sea artista o no, y le animaré siempre a seguir su camino. Creeré en él incluso cuando él no crea en sí mismo. Potenciaré su autoestima de todas las maneras que sé, porque sé que si se quiere a sí mismo no se hará daño. Si está gordo, lo celebraré, si está delgado, lo celebraré, si aprueba todo, lo celebraré, si suspende, lo celebraré, si le gustan otras cosas diferentes a las que me gustan a mí, lo celebraré, y si le gusta lo mismo, lo celebraré también. Si mi mente limitada no entiende lo que él o ella quiere hacer, aplaudiré que haga eso que él quiere hacer, y si se equivoca, no le diré: “¿Ves? Fue un error” sino ” Enhorabuena, se aprende tropezando, y tú ahora eres un poco más sabio. Yo tropecé mucho más que tú”. Su novio o su novia me gustará sea como sea y sus camisetas, la ropa que elija, también me gustará sea como sea, y él se dará cuenta de que me gusta lo que él elige. Querré a mi hijo por encima de todo y de todos, y se lo dejaré claro desde el primer día hasta el último, hasta que me vaya de este mundo.

** Sigue a Curro Cañete en Facebook

** Quiero hacer coaching con Curro