Probando las arepas

Con Renata y Claudia.

Con Renata y Claudia.

Claudia es de Venezuela y llegó hace poquito a Madrid para hacer el Máster de Coaching Profesional; Renata es de Brasil y vino en septiembre con su marido, que está estudiando otro máster distinto al de ella. Ayer a la salida de clase yo me fui caminando con Camila, de Ecuador, y hablamos mucho, hablamos tanto, que desde Cantoblanco aparecimos en Sol casi sin darnos cuenta: a veces las conversaciones profundas le sacan a uno del tiempo y del espacio, como si atravesara una de esas máquinas futuristas.

Cuando ya me había despedido de Camila y ya iba por Montera, cerca de las 22h, me tropecé con Claudia y con Renata. “¡Currooooo!”, me dijeron, y luego me explicaron que iban a comer Arepas. “Vente a comer Arepas”. Yo estaba algo cansado, pero ellas estaban muy contentas y ya sabéis que las emociones se contagian velozmente: me lo contagiaron. Y me acordé de aquello tan importante: “Dancing in the moment”.

Al fin y al cabo, yo nunca había probado las arepas.

Estaban perdidas: querían ir a Plaza Mayor pero habían subido por Montera. Fui con ellas a probar las arepas, algo típico en Venezuela, de donde es Claudia, pero que yo no lo había probado nunca.

La mía de aguacate, pollo y no sé qué más, riquísima; pero el próximo día me atreveré con la de Claudia, que combinaba el plátano frito con no sé qué otros ingredientes.

El marido de Renata llamó por teléfono: “Oye, tráeme una casa a mí también, que yo no sé qué es eso”.

Total, que en esta foto os presento a dos chicas grandes: Claudia y Renata. La mayoría de mis mejores amigas en clase son de otros lugares del mundo, porque Ágata, por ejemplo, es de Polonia. Claro que Ágata lleva un montón de años viviendo en nuestro país. Y Moisés no, Moisés es español, pero… ahora caigo que no sé de dónde es. Se lo preguntaré hoy. Claro que Moisés merece un capítulo aparte: él me está enseñando más cosas aún que los profesores.

Os deseo un gran viernes y un buen fin de semana. Vivamos.

Curro

P.S. El que desee comer auténticas arepas puede hacerlo en Arepa Olé