Primer Premio Planeta sin José Manuel Lara

Hola. Estoy preparando la maletilla porque en un rato estaré en un AVE dirección a Barcelona. Voy a estar allí un día y medio por cuestiones de trabajo. Me siento muy agradecido por el hecho de ser uno de los privilegiados a los que invitan a la cena del Premio Planeta. Ayer hablaba yo con mis sobrinos y les decía: “Veréis cuando yo gane el premio, lo que nos vamos a divertir, son 600.000 euros”.

El año pasado también fui y en la mesa presidencial estaba, claro, José Manuel Lara, ese gordinflón que murió poco después y que nos ha dado lecciones a tod@s, a todos, porque sabía hacer las cosas bien y tenía sentido del humor y nunca se echó atrás, ni siquiera cuando los titulares sobre la crisis eran más agresivos. Que yo sepa, ni siquiera cuando peor pintaban las cosas él se puso a hacer despidos masivos, como sí hicieron otros muchos grupos importantes de este país.

Él mantuvo además unos premios que siempre se hacen el 15 de octubre, día de Santa Teresa, una cena que en realidad es una celebración de los libros y sobre todo de la vida, donde unos y otros se encuentran, comparten, sonríen, disfrutan en estos tiempos algo raros.

Gracias, José Manuel Lara, por haber mantenido en lo alto ese grupo editorial que es conocido en el mundo entero y que hace posible que se cumplan tantos sueños, que se editen tantos libros. Y gracias por la parte que me toca, pues mi libro saldrá en 2016 en ese mismo grupo.

Mañana brindaremos por ti en esa cena. Por ti y por los ganadores y por Teresa.