Las aventuras de Colette

Hola, soy Colette, la gata de Curro

Ayer Curro llegó a casa supertarde, y hoy se ha ido supertemprano. Yo ya lo sabía porque me sé de memoria sus horarios de las clases del máster. Por eso estaba muy atenta a cuando viniera, para aprovechar y estar un rato con él.

© Curro Cañete

© Curro Cañete

Y cuando llegó no sabéis lo que pasó: fue abrir la puerta y un olor delicioso se coló por todos los rincones de la casa. Era una pizza de Il Siciliano de la calle Espíritu Santo, que son unas pizzas buenísimas pero que Curro, desde que le dio por la alimentación saludable, no come nunca, sólo cuando viene su amigo Alfonso, el que vive en Miami, que cuando pisa Madrid le dice a Curro: ¿Una pizza de Il Siciliano?

Alfonso es muy bueno. Los dos son amigos desde que tenían cinco años y lo fuerte es que son superdistintos, pero eso no importa. Una vez estuvo trabajando en Madrid y vivió en esta casa y él y yo nos hicimos amigos. Él me cuidó una vez que yo me puse malita: dos días que Curro estuvo fuera de viaje él me dio las medicinas. Una tortura, pero entiendo que era por mi bien.
El caso es que no sé qué puedo pasar ayer para que Curro comprara una pizza de IL Siciliano, pero algo pasó, lo que yo os diga, porque yo a Alfonso no le vi. Y están tan buenas… soy capaz de cualquier cosa por una pizza de esas, y si Curro pretende que no me acerque no le hago caso y no porque no quiera, sino porque no puedo. No puedo resistir ciertas tentaciones, al menos de momento. ¿Os pasa a vosotros lo mismo?

Bueno, que me enrollo. Curro ya se va y con maleta y todo, que luego va a Córdoba. Le espera la mamá, que los dos granujas se van a ir a comer por ahí los dos solos. Así lo han dicho a todo el mundo: que se van solos. Se han quedado tan anchos.

Le voy a echar de menos, pero mañana regresa, así que estoy más o menos tranquila.
Por cierto, en Madrid ha empezado a hacer frío…

Un maullido y feliz sábado

Colette

P.S. Los preciosos calcetines son de Jimmy Lion: los nombro porque se los han regalado a Curro… ¡firmados con su nombre!