El porvenir

Mi reflejo. © Curro Cañete

Mi reflejo. © Curro Cañete

“Mi corazón desea saber el verdadero bien, para seguirlo”. Ahora os diré de dónde es la frase, pero antes permitidme que os hable de esta foto, la primera que hago en el año, hace un rato, una foto que espero que consiga muchos me gustas porque a) es más original de lo habitual y b) me ha requerido subir a la planta nueve de un ma-si-fi-ca-do centro comercial en el que yo, iluso, pretendía tomarme un té mientras escribía este post. Craso error: he tenido que salir huyendo, y no, no había manera de que la gente se apartara, ni siquiera pidiéndolo por favor. La frase es de la primera peli que he visto en el cine en 2017: ‘El porvenir’. Cuando vivía en Córdoba deseaba tener una cartelera como la de Madrid en la que las películas duraban mucho tiempo y en la que se encontraban extraños filmes que solo veía la gente en festivales. Ahora vivo en Madrid y una de las cosas que quiero hacer este año es ir una vez por semana al cine, lo cual no es tanto, porque en los más o menos diez años que compré el Fotogramas todos los meses iba dos o tres veces por semana. El Porvenir me ha gustado muchísimo, pero desde luego no la recomiendo a todo el mundo. Hay en ella una cita sobre la felicidad, el deseo y la esperanza que me ha parecido bellísima, pero entre que era en VO y que en el cine no es tan fácil anotar, no he podido anotarla. Memoricé la del corazón, que me parece que tiene pleno sentido. Todos queremos un propósito, pero encontrarlo no es fácil. Me conmueve cuando veo a personas sin propósito alguno en la vida, y también me conmueve lo contrario, esos que con veinte años saben sin asomo de la menor duda lo que quieren hacer en la vida. Esto es tan bello… Y lo otro no es triste. Es solo cuestión de paciencia. Buscar para encontrar, indagar, atreverse, autoconocerse, y mientras pasarlo lo mejor posible. Ir al cine siempre ayuda. Y, por cierto, en los Golem (Martín de los Heros, justo enfrente de la librería Ocho y medio), todos los lunes valen las entradas a cinco euros. Los miércoles más barato todavía. Ahora sí: Feliz 2017.