Colette sigue haciendo de las suyas

Hola, soy Colette, la gata de Curro, mi papá adoptivo, el mismo al que no le gusta demasiado que le arañe. Pero, como yo digo, ¿cómo no voy a arañar si soy una gata?

Colette, la gata de Curro

Colette, la gata de Curro

Os quería contar hoy que estoy muy ilusionada. Ay, por favor, no sabéis lo que pasó el otro día. Curro se encontró por la calle a un chico, un jefe de prensa de un hotel muy importante o algo así, creo que se llama… total, que el chico iba con su novio, un modelo y actor muy guapo con el que hace una pareja estupenda. Y va y le dice riendo: “Curro, te voy a decir una cosa, quiero leer más cosas de Colette…”. ¿Imagináis la ilusión que me hizo algo así? Yo no puedo creer que los ecos de una gata abandonada como fui yo puedan llegar ahora hasta hoteles punteros y de lujo de Madrid. ¡No puedo creerlo!

También os quería contar una cosa. Curro ya tiene fecha y lugar de presentación de su libro, que yo no sé a qué está esperando, de verdad, es que a veces me parece que se duerme en los laureles. Es una sala grande y bonita y sobre todo Curro está muy contento porque dice que los dueños son geniales, muy amorosos, todo han sido facilidades… ¡Y dejan espacio para poner la marca de cerveza! Que no es una cerveza cualquiera, a ver quién os creéis que somos, es premium, de las mejores del mercado, ya veréis cuando os digamos cuál es…

Yo no voy a ir porque tengo agorafobia y me quedo más tranquilita en casa de forma que Curro me lo cuente después todo, pero bueno, a ver si se decide y va contando algo, dice que aún es pronto y que tiene que sentirse inspirado, “cuando yo lo sienta, Colette”, me dijo el otro día, ay, qué de tonterías decís los humanos… yo estoy inspirada siempre que estoy despierta. Cuando no estoy inspirada es porque estoy durmiendo. ¿Por qué los humanos a veces tardáis tanto en estar inspirados? Es muy fácil, disfrutar cuando uno está despierto, soñar cuando uno está dormido.

Y eso es lo que os quería contar hoy.

Os quiero. Un maullido y buen sábado

Colette