Propósitos y metas por cumplir en 2016

La gente habla de 2016 como si fuera la promesa largamente acariciada, pero no conviene olvidar que aún está aquí 2015, del que nos quedan cuatro días completos. Ojo: en cuatro días pueden pasar muchas cosas. Uno de estos días completos, o al menos unas horas, o al menos una hora, o media si es que uno va muy apurado, podría ser para alcanzar cierto recogimiento que pueda permitir pensar a solas, mirar hacia atrás y reflexionar sobre lo que uno quiere y lo que no quiere en su vida de lo ya vivido, lo que uno quiere y no quiere de cara al próximo año, y los propósitos que uno se propone firmemente para 2016 en diferentes areas: familiar, laboral, dinero, salud, deporte, diversión, amigos, alimentación, con tu novio, tu novia, tu marido al que tanto quieres pero que a veces te desespera, tu amante o tu compañero de piso. Tanto da: lo importante es que sea importante para uno.

Autoconocerse implica ser honesto con uno mismo y preguntarse: ¿Deseo realmente eso que me propongo y estoy dispuesto a ir a por ello? Si la respuesta es sí, hay más posibilidades de que los propósitos se cumplan. Si la respuesta es no, mejor arrugas el papel y lo llevas al contenedor de reciclaje.

Muchas veces nos proponemos cosas inalcanzables. Bien. No pasa nada: se ponen, se quitan, luego dices “los propósitos no valen para nada” y así te te diviertes y, ya de paso, te engañas a ti mismo. Pero si realmente queréis cumplirlas está demostrado que es mejor fijarse metas realistas de cara a que las metas sean alcanzadas. Yo voy a dedicar un espacio importante a mis escribir mis propósitos, que creo que van a ser muy simples, y así podré tenerlos bien presentes en mi agenda o cuaderno de notas, de cara al año que entra, un año en el que vamos… a por todo lo mejor! 🙂